HISTORIA DEL JUDO


El Judo tuvo su origen en el “Jujitsu”. Las técnicas de lucha del “Jujitsu” comprenden el uso ya sea de armas cortas o pequeñas o ningún arma en absoluto. Como una clasificación de técnicas, el Jujitsu comprende técnicas como la proyección, la inmovilización, el estrangulamiento, el empuje, la patada, y la inmovilización con soga.

El profesor Jigoro Kano nació en la Ciudad de Kobe el 28 de octubre de 1860.

El profesor Jigoro Kano fue un educador excepcional y brillante en diversos niveles de la escuela y de la Universidad. Son en realidad, estas raíces que permitieron al Judo tener los estrechos vínculos con la educación. Jigoro Kano consideraba que la educación estaba basada en tres componentes; la educación del conocimiento, la educación de la moral, y la educación física. La educación del conocimiento comprende el mejoramiento del propio conocimiento, la educación de la moral comprende el fomento de la propia conciencia de la moral, y la educación física comprende el entrenamiento del propio cuerpo.

Al llamar a su arte Judo, el Profesor Jigoro Kano llegó a la conclusión que el propósito fundamental del entrenamiento y la práctica del Judo debía ser diferente a la del Jujitsu, aunque las técnicas del Judo tuvieran cierta similitud con las técnicas originales del Jujitsu.

El Judo del Profesor jigoro Kano sostenía como meta principal el entrenamiento del cuerpo y espíritu, proyectándose más allá de la filosofía de competencia o de perder-ganar del jujitsu, a la vez que reconocía la importancia del entrenamiento para las competencias.

En 1882 se fundó el Kodokan en Tokio para enseñar judo a la gente. En el Kodokan no sólo existía la práctica de las técnicas físicas actuales, sino también conferencias sobre temas tales como fisiología, sicología, filosofía moral, todas las cuales contenían el Judo del Profesor Jigoro Kano. El profesor encontró al Judo como algo muy impresionante y decidió dedicar su vida a la difusión del Judo como maestro del mismo.

Al estudiar el Jujitsu, el profesor Kano adiciono nuevas técnicas y diversos instrumentos y gradualmente sistematizó las técnicas del Judo. Aún después de establecer el Kodokan, continuó estudiando las técnicas con sus estudiantes, y allí por el año 1887, las técnicas del Judo Kodokan habían alcanzado la etapa de finalización. El desarrollo de nuevas técnicas en sí mismo demostraron las habilidades del profesor Jigoro Kano como educador y permanente estudiante.

Las técnicas de Judo pueden clasificarse en tres categorías; técnicas de proyección, técnicas de lanzamiento, técnicas de agarre y técnicas de golpe. Después las técnicas de proyección fueron sistematizadas en una forma establecida como Go Kyu No Waza. Y luego de una práctica prolongada, las técnicas de agarre también tuvieron un desarrollo considerable. Las técnicas peligrosas que comprenden el golpe y la patada, debido a esto fue practicada principalmente bajo la forma de Kata. La reserva de la práctica de estas técnicas bajo la forma de Kata sólo reflejaron el deseo del Profesor Jigoro kano de mantener a salvo la práctica principal del Judo.

Desde el tiempo del Jujitsu, se decía que el principio fundamental de las luchas era “no arremeter contra la fuerza del oponente”, sino vencerlo usando su propia fuerza. Esto se llamó principio de la suavidad, y es el mismo principio fundamental del Judo. Sin embargo, el Profesor Jigoro Kano no limitó los objetivos del Judo a los torneos. Esto se debió a que él enfatizó el entrenamiento del espíritu en combinación con el entrenamiento físico concreto. por lo tanto fue necesario aceptar un nuevo principio que también alojara los aspectos físicos y espiritual. Allí comenzó a usar una frase “Máxima eficacia en el uso de la fuerza” (Seiryoku Zenyo) como expresión que ejemplificaba a ambos aspectos del Judo, el aspecto físico y mental. Esto se convirtió en el nuevo principio del Judo.

También consideró a los objetivos del Judo como algo que giraba alrededor de tres aspectos: educación física, torneos y ética. En otras palabras, con la práctica del Judo completaría su desarrollo a través del entrenamiento del cuerpo y de la mente, y se convertiría en una persona que aporta a la sociedad y al Mundo. (Jita Kioei).


regresar